En el mundo, 12 millones de personas se inyectan drogas.

drogas.jpg

Se estima que en Colombia hay 15 mil personas que se inyectan drogas.

Bogotá.- En 2015, 250 millones de personas adultas consumieron drogas por lo menos una vez. De ellas, 29,5 millones padecen trastornos provocados por las drogas. La magnitud del daño que origina el consumo de drogas se evidencia en los 28 millones de años de vida ‘sana’ que se perdieron en el mundo en 2015, por muerte prematura y discapacidad.

Estos son tres datos que entrega la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en su Informe Mundial sobre las drogas 2017. Esta Oficina es una agencia de las Naciones Unidas cuyo propósito es luchar contra las drogas y el crimen organizado transnacional.

El informe de la agencia señala que a nivel mundial se registran cerca de 190 mil muertes prematuras –en su mayoría evitables- provocadas por el consumo de drogas, principalmente opioides. Los opioides están asociados al riesgo de sobredosis, infección por VIH y hepatitis C.

Por el consumo indebido de opioides, en Estados Unidos cada año mueren más personas que por accidentes de tráfico o de violencia. UNODC precisa que para el periodo 2012 – 2015 los casos de sobredosis de cocaína se incrementaron significativamente.

¿Qué pasa en las cárceles?

 Imagen: UNDOC

Imagen: UNDOC

La agencia expresa que uno de cada tres reclusos ha consumido drogas en algún momento del periodo de reclusión.

Señala que la marihuana (cannabis) es la sustancia que más se consume en los centros penitenciarios, seguida de la heroína.

UNODC expresa que la cárcel es un escenario de alto riesgo para las enfermedades infecciosas, razón por la cual las personas que se inyectan drogas (PID) y que están privadas de la libertad son más vulnerables.

 

El consumo de drogas inyectables

En el mundo, aproximadamente 12 millones de personas consumen drogas por vía intravenosa y de ese total de consumidores, uno de cada ocho (1,6 millones) vive con VIH.

El informe de UNODC precisa que 6,1 millones de PID tienen hepatitis C y 1,3 millones viven con coinfección VIH / Hepatitis C.

La hepatitis C ha causado más muertes que el VIH y es la enfermedad que más afecta a las personas que consumen drogas.

La infección por VIH es una de las razones de la alta prevalencia de la tuberculosis en PID y es una de las principales causas de muerte de las personas que viven con VIH y se inyectan drogas.

En relación con el VIH, UNODC precisa que aún no se ha alcanzado la meta de reducir al 50% la transmisión en PID, propósito que hace parte de la Declaración Política de 2011 sobre el VIH y el SIDA. Los nuevos casos de infección por VIH en PID pasaron de 114 mil en 2011 a 152 mil en 2015. Esto representa un incremento del 33%.

El consumo de drogas en Colombia

Según el Reporte del Observatorio de Drogas del Ministerio de Justicia y el Derecho, la marihuana es la sustancia de mayor consumo en el país, seguida de la cocaína, el basuco y el éxtasis.

El Observatorio precisa que donde más se consume heroína es en Armenia, Bogotá, Calí, Cúcuta, Medellín, Pereira y los municipios de Dosquebradas (Risaralda) y Santander de Quilichao (Cauca).

El pasado mes de enero, la revista Semana informó que en Colombia aproximadamente 15.000 personas utilizan drogas por vía intravenosa.

Hace dos años (2016), UNODC realizó un estudio epidemiológico andino sobre consumo de drogas en la población universitaria de Colombia y encontró que el consumo de drogas en los estudiantes universitarios del país es un problema que tiene mayor impacto que en los otros países de la región, situación que atribuye a:

  • Alta disponibilidad.
  • Precios alcanzables.
  • Distribución cercana a las universidades.
  • Baja percepción del riesgo.

Además, el estudio encontró que el 33% de los universitarios ha consumido más de una droga en su vida.

¿Qué se debe hacer?

UNODC enfatiza la necesidad de llevar información sobre la prevención de las enfermedades infecciosas, facilitar el acceso al diagnóstico de hepatitis C y su tratamiento con medicamentos antivirales de acción directa, y ofrecer programas de agujas y jeringas descartables para PID.

Destaca el rol que juega la comunidad en las medidas de prevención y tratamiento como un factor esencial para lograr acciones con mayor eficacia.