Por no vigilar, SuperSalud tendrá que pagar 85 mil millones a IPS.

Nota editada con información de Ulahy Beltrán L. y la revista digital Opinión & Salud
coins-1726618_1280.jpg

Bogotá.- Más de 85 mil millones de pesos reclaman 40 Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPS) que demandaron a la Superintendencia Nacional de Salud por no cumplir con su función de vigilancia frente a las Empresas Prestadoras de Servicios de Salud (EPS) que fueron liquidadas entre 2014 y 2016, y que les deben los dineros por servicios prestados a los usuarios afiliados a esas EPS.

En respuesta a la solicitud de las IPS, Libardo León López, juez del circuito de Barranquilla, falló a favor de las IPS demandantes y la SuperSalud debe pagar esa suma a las instituciones de salud que adelantan la acción judicial.

¿Quiénes demandaron a la SuperSalud?

La revista digital Opinión & Salud precisa que la Fundación Campbell instauró la demanda, acción judicial a la que se unen, entre otras:

  • Clínica General del Norte
  • AMEDI
  • Ocomédica
  • Clínica de Occidente
  • Colsalud
  • Clínica la Candelaria IPS
  • Disgecol
  • IPS de la Costa
  • Ser Multisalud
  • Clínica Laura Daniela 

Opinión & Salud informa que el juez también decretó el remate y avalúo de los bienes embargados hasta el momento y aquellos que posteriormente sean objeto de esa medida. (Escuche los argumentos del juez)

Negligencia evidente

El médico y especialista en temas de salud y seguridad social, Ulahy Beltrán López, señala que solicitar a una agencia del estado (como lo es una superintendencia sectorial) que vigile el comportamiento de quienes hacen parte del sector a su cargo (deudores y acreedores) es válido.

Precisa que esas EPS estuvieron antes de su liquidación, intervenidas o en vigilancia especial por la Supersalud. En otras palabras, la negligencia del ente de control es evidente.

“En muchas ocasiones, esas EPS, vigiladas todas y cada una de ellas por la Superintendencia Nacional de Salud, llegan, operan un tiempo, entran en crisis financieras por una u otra razón, las interviene dicha Superintendencia y terminan finalmente liquidadas y se van, dejando en el aire a sus afiliados, así como también las astronómicas deudas que nunca les pagaron a las IPS, tanto clínicas privadas como hospitales públicos, que les prestaron sus servicios” precisa Beltrán López (ver su columna del 15 de mayo en el diario el Heraldo de Barranquilla.) 

El especialista comparte en su columna la opinión de Luis Fernando Cruz, superintendente de Salud, quien afirma que este fallo pone a la superintendencia “a responder por un pleito entre particulares”. Entre tanto, Luis Guillermo Vélez, director de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado, dice el fallo es exótico y busca cómo determinar si al juez se le puede señalar alguna falta disciplinaria o de otra índole.

“(…) lo único cierto es que las EPS deudoras y que al liquidarse dejaron de pagar sus obligaciones con las IPS que atendieron sus usuarios, estuvieron vigiladas hasta el final por la Superintendencia Nacional de Salud”, precisa Beltrán López.