Si no hay autonomía médica, no hay derecho del paciente

Bogotá.- “En Colombia no debería permitirse que la industria fuese la encargada de la educación continua, porque detrás de ésta, lo que hay son intereses comerciales”. Así lo afirmó Carolina Corcho, médica psiquiatra y miembro de la Mesa Nacional por el Derecho a la Salud. Con ella conversamos sobre la relación de los profesionales de la medicina con la industria de la salud y con los pacientes.

En el diálogo, ella señaló que en la Ley Estatutaria de salud está tipificado como prohibición la relación y la presión que ejerce la industria a través de los visitadores médicos, y la financiación de la formación, capacitación y educación continua de los profesionales de la salud, porque compromete al médico en la prescripción de medicamentos de marcas y laboratorios específicos.

“Se debe reconocer que existe una relación de presión de la industria para que el médico prescriba. Esta presión de la industria es uno de los temas que más genera fuga de recursos de la salud de los colombianos, porque efectivamente como no ha habido una regulación de los precios de los medicamentos y un prescriptor que no ha sido controlado, pues eso hace que se disparen”, precisó Carolina Corcho.

Dijo que el Ministerio de la Salud y Protección Social propuso resolver la presión de la industria farmacéutica sobre los médicos, creando el aplicativo Mipres (Mi Prescripción). En esta plataforma el médico puede prescribir medicamentos del no POS, sin necesidad de autorización, haciéndose acreedor del gasto.

En su opinión, el aplicativo no cumple con el objetivo para el cual se creó, pues no direcciona, ni proporciona la regulación pertinente hacia los grandes productos de la industria y, con la excusa de controlar la relación médicos-industria, arbitrariamente se está negando una gran cantidad de servicios para los pacientes, sobre todo niños en condición de discapacidad. Por esta razón, la activista afirma que la propuesta de Mipres es equívoca.

La autorregulación

Corcho señaló que la relación médico-industria tiene que ser un tema de autorregulación. “Si no es un tema de autorregulación por parte del médico, pueden entrar agentes externos, burocráticos, a negar otro tipo de servicios que no tienen que ver con la industria. En repetidas oportunidades, desde la Federación Médica Colombiana le manifiéstanos al Ministerio de Salud y Protección Social la vulneración del derecho a la salud a través del aplicativo”.

 Fotografía: carolinacorcho.com

Fotografía: carolinacorcho.com

Apartes del diálogo con Carolina

Una de la soluciones que sugiere es la prescripción de medicamentos genéricos. “Éstos funcionan bien; en el momento que no funcionen se podría escalar a una formula comercial”.

Para Carolina Corcho no se deben aceptar constreñimientos a la prescripción del médico. “El paciente tiene el derecho de decir no, porque la autonomía del paciente también es importante, ya que él tiene la potestad de decir ese medicamento no, en su autonomía”.

Desde esa perspectiva “todas las políticas que ha asumido el Ministerio de Salud y Protección Social son para vulnerar la autonomía médica y además está vulnerando los derechos de los pacientes. La única relación que se debe proteger es médico-paciente”, agregó.

Al cierre de la conversación precisó que el derecho prestacional -que más allá de la atención médica, también incluye los determinantes sociales, el agua potable y la educación, en una concepción de salud integral- depende de la autonomía médica. Sin ello, no hay derecho del paciente.