Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, trabaja para no cumplir Ley Estatutaria de Salud

Nestor-Alvarez.jpg
Néstor Álvarez Lara es Defensor del Derecho a la Salud desde 2006. Presidente de la Asociación de Pacientes de Alto Costo de la Nueva EPS y vocero del colectivo Pacientes de Alto Costo.
@programaiss

llamada-0.png

El ministro de salud, en su estrategia de comunicación por medios masivos y en los espacios donde interviene, nos desperdicia oportunidad para continuar diciendo de maneras diferentes que la Corte Constitucional dio “langosta para todos”, como lo dijo en sus primeras declaraciones sobre la Ley Estatutaria de Salud y que eso va en contra del desarrollo del negocio de la salud, ya que el aumento de la clase media permite que el negocio de la salud crezca, o sea hay una oportunidad de mercado y él se juega esa camiseta para que los colombianos gastemos en salud de nuestro bolsillo y sean felices los negociantes de la salud. Claro no importa que vuelva a ser pobre por tener que sacar de su bolsillo para tratar la enfermedad que padezca, lo importante es que esa plata se quede en los negociantes de la salud.

Usted puede revisar las diferentes entrevistas e intervenciones y es clara la posición del ministro Gaviria en el tema. Quiero hacer referencia a la última en el diario el Espectador del 27 de octubre. 

Entrevista-1
Llamada-9.png

Para todos es claro que un ministro no va a una entrevista sin saber que le van a preguntar o busca entrevistas donde él pide claramente que le deben preguntar. En su objetivo delimitar el derecho de la salud, esta entrevista permite que él vuelva a reforzar sus objetivos.

Dice claramente que la Corte Constitucional deberá girar hacia la regresividad del derecho a la salud y no continuar con  la progresividad (Art. 6 literal G ley 1751 de 2015, LES), y que eso se llama concientizar a la Corte Constitucional. Menciona que su campaña con la Corte Constitucional para converserla que debe retroceder a los colombianos en el derecho de la salud ya empezó.

Lo que nosotros tenemos claro es que la ley estatutaria pasó la revisión constitucional y junto con la sentencia C-313 es lo que está vigente en salud para los colombianos y que hasta el mismo gobierno, en voz del Presidente, ha dicho estar orgullosa de ésta. Entonces ¿por qué el ministro quiere desconocerla o peor aún, dar una interpretación que no es? Esa diferencia entre el discurso del Jefe del Estado y el ministro es algo que debemos, como colombianos, exigir aclaración al Presidente.

Pero, observe la siguiente respuesta que da a la pregunta de cómo le ha ido en su campaña. Contesta en función del país para disimular la indirecta a la Corte, que ha sido directa desde sus primeras declaraciones “puso a comer langosta a todos los colombianos”, cuando se conoció el fallo de la Corte de revisión de constitucionalidad, y cita el ejemplo del país donde la salud es un completo negocio y que está lejos de tener indicadores de salud de acuerdo a su inversión y de los peores entre los países desarrollados.

También invita a la coherencia de la regresividad del derecho, pero muy seguro a la progresividad pero con gasto de bolsillo de los colombianos para que siga floreciendo el negocio de la salud en Colombia, reforzando que debemos entrar en razón (en la razón de él), que los colombianos debemos retroceder en el derecho de la salud. 

Pero, ¿qué esperaría cualquier colombiano de un ministro de salud? Que sus objetivos sean los de cumplir la ley, dar mejor salud para el país y comprometerse a luchar por conseguir los recursos para su financiación. Claro que hay personas que mencionan que esa posición del ministro es muy responsable con el país porque defiende y protege las finanzas del país, y que el gasto de salud debe salir del bolsillo de los colombianos y no importa que un colombiano no tenga dinero o no pueda cubrir sus gastos de salud que no cubra el estado, como si los colombianos no fuéramos país y su salud un patrimonio que tengamos que cuidar, precisamente para proteger el país, disminuir carga de la enfermedad y así los gastos, porque con salud más productividad, más felicidad, o sea, un mejor país .

Observe otra parte de la entrevista

Entrevista-2.jpg

La respuesta a la primera pregunta de esta parte de la entrevista es una clara muestra de la mala intención de interpretación que le da al artículo 15  de la Ley Estatutaria, que dice todo lo contrario, se acaba el POS y solo existirán algunas exclusiones, lo que significa que se acaba ese listado racional y que facilitó el desangre del sistema de salud por sus zonas grises que las EPS aprovecharon para sacarle plata al sistema de salud colombiano, con la complacencia de los gobiernos de turno, entes de control y con abuso de precios.  

Como se ve claramente, el ministro desconoce lo que dice la LES y va más allá, se mete con la autonomía médica, queriendo decir que el Estado no debe cubrir todo lo que el médico formule, y da un ejemplo de extremismo, de los mismos que él critica cuando se hacen las denuncias de violación al derecho de la salud, como el caso de los “500 niños de cáncer del HUV” que dijo que era amarillismo, donde aprovecho para decir que así sea uno solo, eso es suficiente en salud para hacer amarillismo.

Para terminar, sólo hace mención a que liquidará EPSs, que éstas parece ser que no alcanzan a responder por sus deudas y mucho menos por las multas de entes de control. Buen mensaje para las EPS que están en el mercado: infrinja la ley y no pague multas.

No me resta más que decir que es deber de todos los colombianos hacer cumplir la ley estatutaria y no permitir al ministro que la desconozca e implemente en una interpretación mal intencionada, que sólo llevará más muertes a los hogares colombianos.