Muerte con medicamentos Vs. Muerte sin medicamentos

nestor.jpg
Néstor Álvarez Lara es Defensor del Derecho a la Salud desde 2006. Presidente de la Asociación de Pacientes de Alto Costo de la Nueva EPS y vocero del colectivo Pacientes de Alto Costo.
@programaiss  / pacientesaltocosto.org 


En la semana final de mayo hubo muchos acontecimientos en salud en Colombia y en Venezuela. ¿Cómo olvidar ese testimonio de la madre de un niño con leucemia que desde Venezuela imploraba al mundo por un medicamento para salvar la vida de su hijo? Aquí en Colombia los noticieros registraron la noticia con un tinte un poco político, mostrando lo que hace un gobierno de izquierda con su pueblo;  las redes sociales fueron mucho mas allá, algunos decían eso le pasará a Colombia: “por estar en el proceso de paz, Santos llevará al país a la misma situación porque lo está entregando a las FARC” / “es inhumano lo que pasa en Venezuela, el gobierno dio la espalda a la gente que lo apoyó en las urnas”. De protestas no pasó, ya que nadie inició una cruzada para conseguir el medicamento y enviarlo a Venezuela.

Al mismo tiempo, los noticieros registraban en Bogotá colas de varias cuadras en los dos puntos  de entrega de medicamentos de la EPS del régimen subsidiado de la capital del país “Capital Salud”: pacientes desde las tres de la mañana haciendo la cola para llegar después de horas y encontrarse con una palabra cruel: ‘FALTANTE’, que: ‘no se sabe cuando llega’, y peor aún: ‘que no lo ofrecen llevar a domicilio’ como lo dice la norma. A la vez pacientes de cáncer de la misma EPS “Capital Salud” que después de dos semanas de suspendida su atención en el Instituto Nacional de Cancerología (INC), hacían un plantón frente a la sede de esta EPS para que no los dejaran morir de cáncer, pues muchos de ellos estaban en pleno tratamiento, otros en diagnóstico listos para iniciar plan de tratamiento, otros en control pos tratamiento; noticia que también era cubierta por los noticieros y por las redes sociales. Sin embargo, el repudio a esta situación en Colombia no causaba protesta ni repudio en las redes, ni siquiera la derecha opositora de Santos se atrevía a decir que era igual que Venezuela! Bueno hay una gran diferencia: aquí hay medicamentos y los pacientes pertenecen a una EPS a la que mensualmente le giran una UPC por cada uno de ellos.

La pregunta es ¿por qué los mismos colombianos se escandalizan con las muertes de los niños con cáncer de Venezuela y no con las muertes de los niños colombianos?, ¿por qué unos sectores políticos mostraban la situación deVenezuela en salud como el futuro de la de Colombia por estar en proceso de paz? ¿Se les olvida que el paseo de la muerte existe en Colombia desde hace más de dos décadas y que este es un gobierno de derecha?.

Los pacientes de cáncer de Capital Salud duraron dos días haciendo un plantón pacifico frente las oficinas de esa EPS para que cumplieran con la misión a la que se comprometieron con el Estado y sus afiliados, cumplir con el Plan Obligatorio de Salud (POS).

El pasado 25 de mayo, pacientes que requieren tratamientos para distintos tipos de cáncer protestaron frente a las oficinas de Capital Salud (Bogotá) por la suspensión en sus tratamientos, debido a que esa EPS no reanudó el contrato con el Instituto Nacional de Cancerología. Imagenes: Asociación Pacientes Alto Costo.

Tenemos que entrar en más detalle de cómo se llegó a la situación de exponer a los pacientes con cáncer a estar en la calle, al sol y al viento, y gritando por sus derechos. A mediados de mayo llegó la solicitud de ayuda a pacientes de alto costo de la asociación de usuarios del INC, la cual nos informó que Capital Salud no habia renovado el contrato con el INC y por tal razón los pacientes no eran atendidos allí; que la EPS había cambiado las órdenes de servicios para los hospitales de Kennedy, Tunal y una IPS privada. Muchos pacientes, en vista de la necesidad de salvar sus vidas, recurrieron de inmediato a esos hospitales donde se encontraron que debían pedir citas de nuevo con oncología y que no había agenda si no dentro de dos meses o más, empezar de nuevo a ser evaluados por oncología y esto significa perdida de tiempo para el paciente: en términos reales se violó el derecho a la continuidad de tratamiento y se puso en riesgo sus vidas.

Usted sabe que es empezar de cero otra vez en un diagnóstico y/o tratamiento de cáncer cuando se ha terminado un plan de tratamiento, o está en controles post tratamiento o empezando lectura de patología etc. etc. Es absurdo que una EPS tome una medida de esta manera, sin ningún plan de contingencia, lo grave  también fue que los pacientes se fueron enterando a medida que llegaban al Cancerológico a citas y controles, sólo allí y uno a uno les  informaban que no había contrato.

Podemos decir que la salud de los pacientes más pobres de la capital de país se está administrando por personas totalmente inhumanas, que no respetan el derecho a la vida, la salud y la dignidad humana. ¿Quién puede tomar una decisión administrativa de esa dimensión sin tener en cuenta los riesgos en vidas, calidad de vida y dignidad humana?, ¿cómo puede una EPS emitir autorizaciones para una IPS que no podía atender toda esta demanda de servicios?, si estas IPS ni siquiera estaban cumpliendo con sus propios pacientes inicialmente asignados, mucho menos con todos los que dejaba de atender el INC.


¿Cree usted que la situación de Venezuela es más violatoria de los derechos humanos que la situación de los pacientes de Capital Salud, cuando esta EPS recibe la UPC por cada paciente todos los meses y hay medicamentos en el mercado? Nosotros consideramos que es más inhumana la situación en Bogotá ya que hay sistema de salud, hay dinero, hay medicamentos. Sencillamente hay una EPS que no cumple para lo que fue contratada y se le permite que viole el derecho a la salud, solo para mejorar su flujo de caja y dar más rentabilidad a sus dueños.

Pero ¿quién lo permite?, la Supersalud que fue enterada de la situación y no fue capaz de hacer cumplir a tiempo a la EPS Capital Salud, argumentando que esa EPS está en medidas especiales, que se debe respetar el debido proceso y esperar una investigación para saber si hubo violación al derecho de la salud; ¿acaso no es claro que los pacientes no tenían medicamentos, ni atención para su cáncer, tan claro como la denuncia del niño de Venezuela?.

¿Vale la pena seguir teniendo una Supersalud que no pueda hacer cumplir la ley a tiempo?, ¿cuántas vidas más debe costarles a los bogotanos?


Por otra parte, a la Secretaria de Salud de Bogotá, que es la otra entidad encargada de hacer cumplir con su función a las EPS de la ciudad, tampoco le importó la situación y guardó silencio frente a la problemática de los pacientes de cáncer, cometiendo un doble pecado ya que el Distrito es dueño de la mitad de la Capital Salud. Entonces ¿en qué manos está la salud de los bogotanos del régimen subsidiado? Manos que nos les interesa, que toman medidas solo en función de salvar financieramente a la EPS a costa de la vida de los pacientes, porque es muy claro que cada día que no se presten servicios ni se entreguen medicamentos es una economía para la EPS, ya que esa parte de la UPC que no se ejecuta no les toca devolverla, seguramente mayo fue un buen mes para esta EPS, pues se redujo el gasto, la siniestralidad y eso hará ver el P&G muy bien. Y volvemos a preguntar ¿quién valora esa pérdida económica, humana, de dignidad y vida de los pacientes?

Todo esto es indignante, cuando el país en el exterior se complace en presentar el sistema de salud colombiano como uno de los mejores de Latinoamérica! Creo que eso no es verdad. Estamos igual que en Venezuela, se mueren nuestros niños de cáncer por falta de medicamentos.

Como pueden ver esto pasó en la capital del país donde se dice que el sistema de salud opera de la mejor manera. ¿Se imagina que puede pasar en las demás ciudades capitales, intermedias, pequeñas y pueblos de Colombia? Lo mismo o peor, o si no recuerde lo que pasa en Chocó, Guajira y demás departamentos, pues día a día recibimos solicitud de ayudas de pacientes de todas las patologías porque las EPS no cumplen con su función, con un agravante: muchos mueren y sus familias no quieren denunciar ni demandar y piden por respeto al muerto no colocarlo como ejemplo, lo que nos deja atados para demostrarle al mundo de la violación al derecho de la salud por parte de las EPS y del Estado.

Es la primera vez que nos toca hacer dos días de plantón para que la EPS contratara de nuevo a una IPS. Generalmente en una o máximo dos horas las EPS donde hemos hecho plantones, incluso la misma Capital Salud con otras administraciones, se llegaba a acuerdos y se restauraba el servicio de inmediato; triste fue saber que la EPS había sido notificada por INC de la terminación de contrato desde febrero y la EPS no había hecho ningún contacto para continuarlo tal como lo informó el comunicado de prensa del INC; solamente se pronunció la EPS cuando los pacientes hicieron el plantón! Esto muestra una vez más que las decisiones de esta EPS son tomadas en contravía del derecho a la vida y salud de los pacientes.

¿Por qué los colombianos hemos permitido el paseo de la muerte, la violación del derecho a la salud y permitimos a este y a todos los anteriores gobiernos que manejen la salud, no como un derecho, sino como una mercancía?

PD: el ELN liberó a Salud, ¿Cuándo las EPS liberarán la Salud?