¿Por qué en el Decreto 1768 de septiembre de 2015 si hay Ley Estatutaria de Salud?

Néstor Álvarez Lara es Defensor del Derecho a la Salud desde 2006. Presidente de la Asociación de Pacientes de Alto Costo de la Nueva EPS y vocero del colectivo Pacientes de Alto Costo.
@programaiss


¿Necesitaban los colombianos expulsados de Venezuela un decreto especial para tener derecho a la salud?

No paro en decir que definitivamente el presidente de la república y el ministro de salud no quieren reconocer la Ley Estatutaria de Salud de 2015 (LES).

A continuación comparto el porqué de mi opinión y, si estoy errando en la interpretación, me gustaría que me lo hicieran ver para así poder cambiarla.

Debido a la expulsión arbitraria de colombianos de Venezuela, tenemos compatriotas que llegaron al país y están a la deriva de la suerte o de lo que el gobierno los pueda ayudar. Esto para la mayoría, porque para quien tiene recursos y apoyo de la familia aquí en el país, la situación es un poco más fácil, aunque no deja de ser nada deseable tener un proyecto de vida y que de la noche a la mañana le obliguen a cambiarlo, abandonarlo o en efecto previendo uno, no esperar a este llamado y halla preferido adelantarse.

Teniendo la LES que es muy clara en dar la salud como derecho fundamental para todos los colombianos y la obligación del estado para cumplirla, no es necesario este decreto pues el derecho ya lo tienen ellos por ser colombianos.

Pero mirémoslo desde uno de los puntos de vista que lo justifican: el de población especial.

Que de conformidad con lo establecido en el literal a) del artículo 14 de la Ley 1122 de 2007, al Gobierno Nacional le corresponde definir las poblaciones que se consideran especiales y prioritarias para ser beneficiarias del Régimen Subsidiado en Salud.

Según la LES, este derecho es para todos los colombianos indiferente de la situación económica que se encuentre, caso muy diferente las personas con protección especial como niños, etc. Por esta razón el concepto de clasificarlos como especiales para que entren al sistema de salud dentro de uno de los regímenes que nos dividió, de acuerdo con la capacidad económica, es odioso y estigmatizante, y vale la pena recordar que ya es hora de que se acabe esa clasificación y hablemos de un derecho para todos iguales.

Hubiese sido más sencillo informar a esa comunidad que en Colombia existe una LES y que tienen derecho a la salud y solo quedaba que seleccionaran una EPS y afiliarse. No cabe la disculpa de hacer un listado porque igual ese derecho es para todos los colombianos y el Estado tiene la obligación de prestarlo y buscar los mecanismos de demostrar que la persona tiene forma de pagar el aporte “impuesto” de salud y lo inicie a pagar, para no seguir hablando de régimen contributivo.

Pero miremos otro aspecto del decreto, el tiempo:

Artículo 1.- Objeto. El presente decreto tiene como objeto garantizar el aseguramiento de los migrantes colombianos que han sido repatriados, han retornado voluntariamente al país, o han sido deportados o expulsados de la República Bolivariana de Venezuela, durante el año 2015, mediante su definición como población especial y prioritaria y su consecuente afiliación al Régimen Subsidiado del Sistema General de Seguridad Social en Salud, a través de listados censales. También determinar la atención en salud por parte de las entidades territoriales de la población pobre no asegurada afectada por la deportación, expulsión, repatriación o retorno voluntario desde el territorio venezolano.

Como vemos, hubiese sido más fácil aplicar la LES que es indefinida que, entre comillas, dar una solución solo para el 2015,  lo cual deja desprotegidos a los que puedan ser expulsados en el 2016 y siguientes años de Venezuela o cualquier otro país.

Entonces surge de nuevo la pregunta ¿será que el departamento jurídico del ministerio y de Presidencia no tiene en cuenta estos aspectos? ¿Se les pasa por alto o definitivamente no quieren usar completamente la LES?

Es preocupante que el gobierno de hoy siga sometiendo el derecho a la salud primero a listados, encuestas de pobreza y demás, a sabiendas que es un derecho para todos los colombianos, debería invertir el procedimiento que es lo lógico de acuerdo a la LES, dar el derecho a todos y luego indagar como contribuir a la financiación de este desde el punto de vista de que es un sistema solidario en el que cada uno aporta, de acuerdo a lo que tiene para que todos reciban lo que necesitan cuando lo requieren.

Analicemos otra parte del decreto:

En todo caso, las personas que no se encuentren en los listados censales o no estén plenamente identificadas y que manifiesten estar en las situaciones de que trata el presente decreto, para acceder al Régimen Subsidiado en Salud deberán solicitar ante la entidad territorial municipal o distrital donde se encuentren ubicadas, la aplicación de la Encuesta SISBEN, con el fin de determinar si cumplen con las condiciones y requisitos para pertenecer a dicho Régimen.

Considero que esta parte del articulado -como todo el decreto- desconoce la LES, crea más barreras al derecho de la salud y hace que estos colombianos sientan el regalo de misericordia que da un gobierno, cuando ya es un derecho que tienen por ser colombianos.

Como dije al inicio de esta nota, me gustaría estar equivocado en la interpretación que comparto, porque lo que uno espera de un gobierno que se ha sentido orgulloso de la LES y la ha presentado como un adelanto en derechos humanos, siga dejando la Ley a un lado, generando barreras para el acceso -o peor aún-, siga emitiendo decretos y circulares en contra de esta.