Para prevenir el cáncer de próstata...

Ejercicio, una buena dieta y buen dormir

Bogotá, Liga contra el cáncer.- Gran parte de los diagnósticos de cáncer de próstata se registran en hombres cuya edad está entre los 60 y 70 años. La mayoría de mayoría de las muertes se registra en personas mayores de 70 años.

El cáncer de próstata es el más común en las personas afectadas por esta enfermedad. No obstante, es la tercer causa de muerte relacionada con el cáncer, después del cáncer de estómago y de pulmón.

Aunque no existe una explicación adecuada respecto de la relación con la edad, se estima que tiene que ver con la acumulación de varios factores de riesgo en la vida de los hombres, tales como cigarrillo, alcohol, grasas de origen animal y productos químicos de alimentos procesados. El bajo consumo de frutas y verduras, la acumulación de efectos del sedentarismo y malos hábitos de sueño facilitan el desarrollo de esta enfermedad.

Los buenos hábitos de ejercicio, dieta y sueño conforman una ruta confiable para prevenir este tipo de cáncer, aunque no se ha logrado desarrollar métodos totalmente confiables para el diagnóstico temprano, lo pertinente es que los hombres se practiquen los exámenes médicos anuales (sangre y tacto) a partir de los 40 años para quienes tienen antecedentes familiares de cáncer de próstata y desde los 45 años quienes no tienen antecedentes.

Síntomas que requieren de atención médica

  • Dificultad para orinar (sensación de obstrucción al chorro urinario)
  • Cambios en las características del chorro urinario (como sangre, calibre, fuerza, color)
  • Sangre en el semen
  • Dolor al eyacular o al orinar

Las posibilidades de superar la enfermedad dependen del momento en que se diagnostique.

La recomendación: practicarse los exámentes diagnósticos rutinarios cada año, aún sin registrar los síntomas.

El tratamiento

Cubre una variedad de opciones según el estado de la enfermedad: tratamientos hormonales que bloquean el crecimiento del tumor; radioterapia y quimioterapia para destruir las células tumorales; y finalmente, la cirugía de extracción de la próstata.