Colombia: Se requiere un mayor acceso a la prueba diagnóstica del VIH

Bogotá, MCP-CO.- Caracterizar, por primera vez, la prevalencia de infección por VIH y los factores de vulnerabilidad y riesgo en las Mujeres Trans mayores de 18 años en Barranquilla, Bogotá, Cali y Medellín, fue el objetivo del estudio titulado “Comportamiento sexual y prevalencia de infección por VIH en Mujeres Trans en cuatro ciudades de Colombia, 2012”.

El estudio lo adelantó Global Communities en el marco del proyecto que se ejecuta en 17 departamentos del país para la atención de las personas que viven con VIH y la prevención de la infección en las comunidades vulnerables al virus, con el apoyo financiero del Fondo Mundial de lucha contra la malaria, el VIH y la tuberculosis.

Fortalecer el acceso a la prueba diagnóstica del VIH y abordar el consumo de sustancias psicoactivas en los programas de prevención son dos aspectos en los que se debe trabajar para mejorar el impacto de la gestión.

El contexto de la comunidad trans

Esta población es una de las más vulnerables frente al VIH y una de las más afectadas por la epidemia, a nivel mundial.

En América Latina, estudios recientes que se adelantaron en Argentina, Brasil, El Salvador, Perú y Uruguay evidencian prevalencias altas en esta población. También muestran condiciones sociales de estigma y discriminación, pocas oportunidades para generar ingreso, trabajo sexual como actividad económica principal, consumo de alcohol y drogas, elevadas prevalencias de infecciones de transmisión sexual, así como la aplicación de inyecciones de hormonas y otros procedimientos para la transformación del cuerpo, sin supervisión médica, situaciones que incrementan la vulnerabilidad y son barreras para acceder oportunamente al diagnóstico, tratamiento y apoyo requeridos.

En Colombia, en 2010 se realizó una encuesta exploratoria de conocimientos, actitudes y prácticas en Mujeres Trans de Bogotá y Cali. El ejercicio hizo evidente factores de vulnerabilidad similares a los identificados en los estudios citados. No obstante, la encuesta se adelantó con una limitante: menos de cien participantes por ciudad.


Otros puntos en los que se requiere intervención y fortalecimiento

  • Acceso a la prueba y adecuación de los servicios de salud de acuerdo a las necesidades de la comunidad trans, particularmente el vínculo ágil a los servicios de seguimiento y tratamiento.

  • Suministro de información sobre el uso adecuado de lubricantes y preservativos, así como el acceso a éstos.

  • Abordar el consumo de sustancias psicoactivas en los programas de prevención, así como referencia a servicios de atención adecuados y sensibilizados para esta población.

  • Mecanismos rápidos de apoyo, denuncia y protección para situaciones de violencia sexual y actos de estigma y discriminación asociados al género.

Breves de los resultados

El estudio se trabajó a partir de una muestra conformada por 972 Mujeres Trans (Barranquilla, 199; Bogotá, 316; Cali, 207; Medellín, 150)  y en su desarrollo se encontraron las siguientes prevalencias: Barranquilla, 13,1 por ciento; Bogotá, 17,1 por ciento; Cali, 18,8 por ciento; Medellín 10 por ciento. 

De los 135 casos detectados con la infección, el 89 por ciento (120) no había recibido diagnóstico anteriormente.

Señala el informe que aunque estas prevalencias están por debajo de las registradas en países vecinos (Argentina, Brasil y Perú donde oscilan entre el 29 y el 34 por ciento), son una señal de la posibilidad de que la epidemia se incremente en el futuro, si no se implementan las medidas preventivas adecuadas.

El estudio registra una prevalencia entre el 10 y el 19 por ciento, alta en relación con los datos de estudios en otras poblaciones vulnerables: habitantes de calle en cuatro ciudades del país (4.4 por ciento); mujeres trabajadoras sexuales de cinco ciudades de Colombia (1.15 por ciento).

Las recomendaciones

El estudio recomienda la difusión masiva sobre el acceso a la prueba diagnóstica, los lugares donde se tiene acceso a ésta, sus beneficios y costos, entre otros detalles.

Precisa que esa divulgación no debería ser focalizada a las poblaciones vulnerables sino orientada hacia la población en general, como una vía para reducir el estigma y la discriminación que generan los medios de comunicación en relación con las poblaciones más vulnerables.

Descargue el documento de este estudio, en formato PDF.