Migrantes venezolanos que viven con VIH necesitan respuestas del gobierno colombiano

migrante.jpg

Bogotá.- Cerca de 1’100.000 personas de nacionalidad venezolana viven en Colombia, por causa de la crisis interna que se registra en Venezuela. Esta es la cifra que en diciembre de 2018 Migración Colombia divulgó en algunos medios de comunicación. Esa misma entidad señaló que diariamente cerca de mil venezolanos ingresan al país.

Según cifras de Migración Colombia, en 2018 llegaron al país 1’359.552 personas procedentes de Venezuela. En ese mismo periodo de tiempo se registraron 1’305.914 salidas de personas con nacionalidad venezolana. En otras palabras, 53.638 se quedaron en Colombia.

Durante el foro Desafíos de la migración venezolana (organizado por la Universidad del Rosario, el diario El Tiempo y la Fundación Konrad-Adenauer-Stiftung en octubre de 2018), el Ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, dijo que si la situación de Venezuela mejora en los próximos años llegarán al país 1’850.000 venezolanos. Agregó que si el escenario empeora, esa cifra puede llegar a los 4 millones de personas.

Entre tanto, el Banco Mundial señala en uno de sus informes (2018) que el 73 % de los migrantes que llegan a Colombia no tienen acceso a la salud, situación frente a la cual organizaciones sociales y el Gobierno Nacional han implementado acciones de respuesta.

En este sentido, el Ministerio de Salud informó que para la atención de la población migrante, en 2017 se asignaron 10 mil millones de pesos, recursos que se distribuyeron en los departamentos y para el 2018 se dispuso de otros 20 mil millones de pesos (USD$6,3 millones).

Aunque el gobierno implementa acciones para ofrecer a la población migrante atención en salud, muchas de las personas que están llegando al país requieren medicamentos para el tratamiento del VIH, situación en la cual el papel de las organizaciones sociales ha sido un apoyo fundamental

Se busca una respuesta integral

Desde hace varios años, la Liga Colombiana de Lucha contra el Sida (LigaSida) atiende a personas venezolanas que llegan en busca de medicamentos, acceso a servicios de salud y otros temas que inciden en la calidad de vida.

Conversamos con Ricardo García, Coordinador de Educación de LigaSida, sobre el apoyo que se brinda desde esa organización a la población venezolana migrante. Él expresó que esta labor se motivó en las necesidades de las personas y con el propósito de reducir el impacto del VIH, así como el estigma y la discriminación. Precisó que el venezolano es discriminado, señalado y estigmatizado.

García agregó que el trabajó se inició a partir del voluntariado de profesionales de salud y donación de medicamentos. El apoyo que se brinda desde LigaSida tiene como objetivo restablecer los derechos de la población migrante venezolana. Hoy se busca una ruta formal con el sistema de salud porque es un problema de salud pública. 

Explicó que para dar apoyo se debe dar visibilidad y respuesta a otro tipo de necesidades básicas de la vida diaria. Con el propósito de lograr un apoyo integral, se construyó una base de datos con todas las organizaciones que pueden ayudar en esa respuesta y se adelanta la gestión para que se vinculen y participen en esta labor.

El activista social afirmó que uno de los puntos críticos de esta problemática es el sexo transaccional a cambio de dinero para poder suplir necesidades básicas del diario vivir.

García dijo que en los últimos años no hay recursos para continuar la tarea, razón por la cual se busca ayuda internacional que permita seguir trabajando y una de estas ayudas se gestiona con el Departamento de Defensa de Estados Unidos para lograr el ingreso de cerca de cinco mil tratamientos que permitirían dar apoyo durante un año.

El Coordinador de Educación de LigaSida cerró la conversación con un balance positivo porque se ha acompañado a las personas en aspectos relacionados con el acceso a medicamentos y atención, en salud. También se logró captar la atención de entidades gubernamentales, tal como Migración Colombia, sobre la problemática.